Empezamos

Estás dando lo mejor de tí?….
…. aunque sea, estás queriendo dar lo mejor de tí?
Estás viviendo tú vida, ó,
sólo estás pasando por ella?
Bienvenido a “Conéctate con la Vida”, una idea, una ilusión, tal vez mejor, un deseo.
Una necesidad de hablar de aquello que me ha zumbado en la cabeza casi toda mi vida, La Vida.
Y en esos pensares un día descubrí, por lo menos para mí, que hablando de lo humano “Lo perfecto no es perfecto por lo perfecto, sino por lo imperfecto”.
Eso somos, seres imperfectos, pero es desde la conciencia de esa imperfección que nos debemos construir, disfrutar, obviamente mejorar; pero es además desde esa imperfección que podemos y debemos encontrar la felicidad. No una felicidad de risas y permanentes emociones positivas, sino desde la grandeza que significa poder ser seres de sentimientos y sensaciones, capaces de amar, reir, sentir placer, pero también capaces de enojarse, sentir tristeza, ira, decepción.
Todas son emociones que hacen parte de la felicidad, como siempre, por lo menos para mí.
Acá estoy, yo mismo, Conectándome con la Vida, luchando contra mis miedos, dando pasos al vacío con la ilusión de encontrar las rutas para poder aportar mi granito de arena para hacer mas amable las relaciones entre las personas de este mundo, porque creo profundamente que los pequeños cambios en la manera como nos tratamos unos a otros en el día a día, conocidos y desconocidos, haría cambios radicales en el mundo entero.
Si no cambiamos en lo individual, como seres humanos, no podemos pretender, soñar, ni pedir cambios en lo global, como raza humana.
“Conéctate con la vida”, es un espacio para hablar de la felicidad desde la sencillez, la simpleza y las experiencias básicas de la vida, queriendo romper muchos de los paradigmas que la sociedad nos ha impuesto. Paradigmas en relación a la misma felicidad; al éxito como concepción social y no individual; al vivir la vida como una carrera que hay que ganar, sin saber a quien ni porque; al afán de tener y poseer; al tener que ser especialistas en una sola cosa, y no disfrutar de las inmensas y variadas capacidades de cada quien; a poner en el futuro la única razón de ser, un futuro que tal vez ni siquiera llegue, porque en realidad lo único y cierto que tenemos es el presente.
Acá estoy, invitándote a que te conectes con la vida, con tu vida, tu única y auténtica vida, para que ojalá, te quites de encima muchos “deber hacer”, y te incorpores algunos “querer ser”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *