Tan común, tan singular

Aunque nunca quise ser uno mas, y no puedo mentir, como muchos, sigo soñándome único y especial, en realidad creo que soy uno mas.
No un uno más cualquiera, sino un uno mas que ha logrado por momentos, unas veces mas, otras menos, caminar un camino auténtico, desprendiéndome de los paradigmas de la sociedad en la que vivo. Si lo piensas un rato, muchas de las cosas que das por ciertas o correctas (y en este caso estoy hablando como colombiano) posiblemente no lo son tanto en otro lugar del mundo, en otra cultura, en otra religión, o tal vez, incluso, es algo que no fue tan cierto o correcto acá mismo, pero en otro tiempo. Los conceptos de bien y mal son socialmente construidos y determinados por las personas que ostentan puestos de poder, bien sean políticos, sociales o religiosos. Así, cada sociedad en cada momento tiene sus propios paradigmas.
Pensar en todas estas cosas, que es parte de mi singularidad, es lo que me llevó algún día a preguntarme …… porque debo aceptar algo como una verdad si posiblemente esa “verdad” solo es verdad en este lugar, en este momento y en este contexto?
Y entonces descubrí, que el problema no es ser uno mas, el problema es NO SER UNO MISMO.
Así que un día decidí esforzarme por ser yo mismo; no ha sido un camino fácil (pero no sé si existe alguno que lo sea, dímelo tú); estamos permanentemente expuestos a la presión social, familiar y de los amigos, a la idea social de éxito, a las cosas que “tienes que llegar a tener”, pero a pesar de todo ello he logrado aprender a vivir un poco a la manera de Joan Manuel Serrat… “caminante no hay camino, se hace camino al andar”
Así que esta es la invitación a que camines tu camino, a que encuentres cuáles de los paradigmas de la sociedad en la que vives están en consonancia con lo que tu crees. y cuáles no, y los que no, no tienes porque seguirlos. Es una invitación a que dudes, a que de vez en cuando, hagas un alto en ese camino y revises el lugar en el que estás; una invitación a no querer pertenecer, sino simplemente a querer ser; una invitación a marcar diferencia; una invitación a dejar huella, una invitación a ser uno más, no uno cualquier, sino uno auténtico, singular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *